Plan de Energía 100% Limpia para Estados Unidos

El plan del Gobernador Jay Inslee para contar con electricidad, vehículos y edificios 100% limpios

El cambio climático es el desafío que define nuestro tiempo, y que exige una política nacional valiente y enérgica para Estados Unidos. El próximo presidente debe promulgar la política de energía limpia más ambiciosa en la historia de Estados Unidos, mediante el éxito de los estados para crear una economía de energía 100% limpia. 

El plan integral de Energía 100% Limpia para los Estados Unidos del Gobernador Jay Inslee logrará electricidad 100% limpia, vehículos nuevos con un 100% de cero emisiones y nuevos edificios con un 100% de cero emisiones de carbono. Este plan permitirá a los Estados Unidos hacer que toda la red eléctrica, cada auto y edificio nuevo estén libres de contaminación, a la velocidad que la ciencia y la salud pública lo exijan. 

El Plan de Energía 100% Limpia para Estados Unidos es el primer anuncio político importante en la agenda de la Misión Climática del Gobernador Inslee: una fuerte participación a 10 años plazo para derrotar el cambio climático y crear millones de empleos, creando un futuro de energía limpia equitativo, innovador e inclusivo, con importantes objetivos y planes de ejecución basados en su experiencia como gobernador. El gobernador Inslee anunciará planes climáticos adicionales en las próximas semanas.

La crisis climática es urgente. Los estadounidenses ya están sintiendo sus crecientes efectos. Las comunidades más vulnerables, de bajos ingresos y de personas de color se están viendo afectadas primero y de forma grave. Desde el lanzamiento de su campaña enfocada en el clima, el Gobernador Inslee ha visto estos efectos de cerca, desde los daños causados por los incendios forestales en California hasta los daños por inundaciones en Iowa. Él sabe que no podemos permitirnos esperar más para entrar en acción.

En un informe de 2018, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) dejó muy claro nuestro desafío: para evitar los efectos más devastadores del cambio climático, la comunidad mundial debe reducir a la mitad la contaminación ambiental para el año 2030 y lograr un nivel neto de contaminación global igual a cero para mediados de siglo. Los planes del Gobernador Inslee asegurarán que Estados Unidos cumpla con estos objetivos del IPCC y lidere la lucha contra el cambio climático a nivel mundial. Como el mayor productor mundial de contaminación ambiental en la historia y el líder mundial en innovación tecnológica, Estados Unidos será uno de los primeros en alcanzar ese objetivo lo más rápido posible para el año 2045.

El Plan de Energía 100% Limpia para Estados Unidos del Gobernador Inslee es un plan de acción a 10 años plazo que comenzará con la inmediata acción ejecutiva desde el primer día. Para el año 2030, su plan será:

  • Alcanzar el 100% de cero emisiones en vehículos nuevos de carga liviana y media, y en todos los autobuses;
  • Alcanzar el 100% de cero emisiones de carbono en todos los nuevos edificios comerciales y residenciales; y
  • Establecer un Normativa Nacional de Electricidad 100% Limpia que requiera de energía 100% a base de carbono neutro para el año 2030, con el objetivo de lograr únicamente el uso de energía limpia, renovable y sin emisiones en la generación de electricidad para el año 2035.  
Electricidad 100% limpia para el año 2035
Vehículos nuevos abastecidos con energía 100% limpia para el año 2030
Edificios nuevos abastecidos con energía 100% limpia para el año 2030

No podemos afrontar la amenaza existencial del cambio climático simplemente abordando la contaminación ambiental desde un sector de nuestra economía. Debemos reducirlo en todas partes.

En conjunto, los sectores de transporte, electricidad y construcción contribuyen con casi el 70% de la contaminación ambiental de los Estados Unidos.Necesitamos construir nuestra red eléctrica, modernizar nuestra industria automotriz e invertir en edificios limpios para enfrentar el desafío climático y tener éxito en la nueva economía global de energía limpia.

Sabemos que podemos hacer realidad este plan porque ya se está llevando a cabo en diferentes estados y ciudades, naciones tribales, y comunidades locales. Los estados y las ciudades han establecido normativas de cartera renovables y firmes, y han aprobado planes de energía 100% limpia, mientras que Donald Trump ha tratado de socavar el progreso de los Estados Unidos en la lucha contra el cambio climático. El Gobernador Inslee llevó al estado de Washington a aprobar la mayor política para electricidad 100% limpia de todo el país, con los mayores grupos laborales y ambientales unidos bridándole su apoyo.

El plan de Energía 100% Limpia para los Estados Unidos tomará el modelo utilizado en el estado de Washington, integrando lo mejor de la política estatal para crear una agenda nacional valiente para derrotar el cambio climático. Al igual que en el estado de Washington, este plan incluirá el cierre de las centrales eléctricas de carbón de Estados Unidos y grandes inversiones para garantizar una transición equitativa, que incluya la creación de empleos bien remunerados para los trabajadores y el apoyo a las comunidades vulnerables.Cada región comenzará su camino hacia la energía 100% limpia desde un punto de partida distinto, y este plan tendrá un impacto positivo para cada uno de ellos dondequiera que se encuentren, garantizando oportunidades y una transición justa para todos.   

El plan de Energía 100% Limpia para los Estados Unidos requerirá una movilización masiva y a gran escala de nuestro gobierno federal, el cual incentivará mayor innovación y utilización de energía limpia. De la misma manera en que la decisión del Presidente Kennedy sobre el “lanzamiento de una nave espacial a la luna” impulsó importantes avances tecnológicos, estos audaces objetivos de energía limpia desencadenarán una revolución de energía limpia.

En lugar de invertir nuestros impuestos en empresas de combustibles fósiles, invertiremos en la implementación de energía renovable, la promoción de la tecnología de baterías, la fabricación de la próxima generación de automóviles eléctricos y la creación de edificios con una mayor eficiencia energética. Al hacerlo, crearemos la demanda de productos recién fabricados y trabajos especializados en construcción, e incentivaremos una mayor innovación en todo ámbito, desde materiales de construcción hasta tecnologías de energía avanzadas. Podemos fuentes laborales para millones de estadounidenses en la construcción de nuevas soluciones energéticas, infraestructura sostenible y comunidades libres de contaminación. Además, este plan dará lugar a grandes ahorros a largo plazo, ya que los estadounidenses pagarán menos para calefaccionar sus hogares, hacer funcionar sus automóviles y reconstruir sus comunidades afectadas por el cambio climático.  

Los estadounidenses ya están pagando el precio por el cambio climático. El cambio climático le ha costado a la economía de los E.E. U.U. al menos $240 mil millones de dólares por año durante la última década, y se proyecta que esa cifra aumentará a $360 mil millones de dólares por año durante los próximos 10 años.Nosotros no podemos pagar el costo de la falta de acción. Podemos elegir entre dos caminos: el declive económico garantizado debido a fenómenos climáticos extremos o la creciente prosperidad de una economía de transporte eléctrico en base a energía limpia y de bajo costo. La transición a vehículos, edificios y electricidad 100% limpios liberará a los estadounidenses de la opresión causada por el aumento en los precios de la gasolina y hará posible un ahorro permanente en sus gastos de calefacción para el hogar.

A través de una agenda nacional de Misión Climática, pondremos a los Estados Unidos en movimiento para enfrentar el cambio climático, terminar con la dependencia de combustibles fósiles y construir nuestro futuro de energía limpia. El Plan de Energía 100% Limpia para Estados Unidos es un punto de partida fundamental: debemos establecer reglas inteligentes y objetivos claros si vamos a impulsar una nueva generación de innovación. La implementación de este plan empezará el primer día de la Administración de Inslee y gran parte de este plan se puede lograr haciendo uso de las instancias y los programas que el Congreso ya ha establecido para la rama ejecutiva, incluyendo la Ley Federal de Aire Limpio, mientras que otros factores requerirán de nuevas legislaciones.

Durante las próximas semanas, el Gobernador Inslee introducirá importantes políticas adicionales como parte de una Misión Climática nacional, incluyendo estrategias adicionales para eliminar la contaminación ambiental a nivel del sector del transporte y de los edificios existentes; grandes inversiones en empleos de energía limpia, infraestructura e innovación; apoyo para contar con procesos de fabricación limpios y competitivos, y una agricultura sostenible y próspera; progresos en la justicia ambiental y la inclusión económica; y el fin a las concesiones para combustibles fósiles.  

Electricidad 100% limpia para el año 2035

A través de este plan, Estados Unidos avanzará rápidamente para lograr la producción de energía 100% limpia, renovable y con cero emisiones en la generación de electricidad, haciendo uso de fuerza de la inversión y política federales para acelerar la transición que está en marcha gracias al liderazgo estatal y local. Esta electricidad limpia será la columna vertebral de nuestra economía, abasteciendo nuestros hogares, vehículos e industria.

El Plan de Energía 100% Limpia para Estados Unidos establece objetivos ambiciosos, pero tecnológicamente posibles que responden a la realidad de las ciencias climáticas, al mismo tiempo que abre la puerta a una enorme nueva oleada de inversión productiva y generadora de empleo. Este plan incluye:     

  • Establecer una estricta normativa nacional de electricidad 100% limpia que exija que las empresas de servicios públicos logren utilizar energía de carbono neutra al 100% para el año 2030, y energía totalmente limpia, renovable y con cero emisiones en la generación de electricidad para el año 2035. Esto sienta las bases y acelera el impulso hacia la Electricidad 100% Limpia, política adoptada por el estado de Washington, California, Hawái, Nuevo México, DC y Puerto Rico, y el objetivo al que más de 100 ciudades y condados estadounidenses se han comprometido, desde Concord, Nuevo Hampshire hasta Columbia, Carolina del Sur.
  • Garantizar el apoyo para los trabajadores y la comunidad durante la transición: seguir el modelo del estado de Washington para garantizar que la gran cantidad de empleos generados en la creación de proyectos de energía limpia sean buenos trabajos con salarios familiares acordes y que todas las comunidades se beneficien de la transición a un futuro con energía libre de carbono. Incluye el fomentar proyectos en empresas propiedad de mujeres y personas de color; aprovechamiento de la formación profesional; salarios vigentes determinados a través de la negociación colectiva; mano de obra comunitaria y  la contratación de mano de obra para proyectos.
  • Establecer incentivos fiscales reembolsables para acelerar el desarrollo y la implementación de tecnologías limpias, incluida la electricidad renovable, el almacenamiento de energía, la red inteligente y la transmisión y distribución avanzadas, así como otras tecnologías de cero emisiones.  
  • Asegurar una participación amplia y equitativa al trabajar con las empresas de servicios públicos para aumentar la inversión para el gasto en eficiencia energética y en soluciones para la distribución de energía y poner a disposición una mayor inversión federal para las comunidades más vulnerables y de bajos ingresos, dando prioridad a los proyectos integrales de desarrollo comunitario con múltiples beneficios.
  • Retirar la cada vez más costosa flotilla alimentada por carbón en los E.E.U.U. para el año 2030 a fin de eliminar la contaminación peligrosa e impulsar nuestra economía con energía limpia que genere empleos. El plan de electricidad 100% limpia del Gobernador Inslee en el estado de Washington incluye la prohibición de centrales eléctricas de carbón a partir del año 2025. Y, así como en el estado de Washington, este plan incluye apoyo para los trabajadores y las comunidades en que se está dejando atrás el uso del carbón.
  • Hacer uso de tierras federales, aguas costeras e instalaciones para la implementación de más fuentes de energía renovable y su distribución. El gobierno federal puede acelerar la instalación de fuentes de energía renovable en terrenos públicos que cuenten con recursos enormes, especialmente en el área occidental. Por ejemplo, la Zona de Energía Solar de Dry Lake de la Agencia de Administración de Tierras (BLM) en el condado de Clark, Nevada, actualmente almacena 179 MW de energía solar en proyectos de energía limpia para la generación de empleos, los cuales se desarrollaron dos veces más rápido que los proyectos tradicionales en tierras públicas.Mientras tanto, aprovechar tan sólo el 1% del potencial técnico de la energía eólica marítima de nuestro país podría dar electricidad a más de 6 millones de hogares estadounidenses.
  • Activar los programas federales existentes de financiamiento de energía (por ejemplo, el Programa de Servicios Públicos Rurales del Departamento de Agricultura de EE. UU. y el Programa de Garantía de Préstamos del Departamento de Energía de EE. UU.) para impulsar nuevas inversiones que aceleren esta transición y otorgar subvenciones directas para proyectos de energía limpia desarrollados por organizaciones comunitarias y sin fines de lucro, gobiernos locales e instituciones académicas.     
  • Expandir la difusión interestatal e interregional de larga distancia de electricidad limpia a través de una planificación acelerada, brindar una amplia asignación de costos y establecer un emplazamiento negociado con las autoridades estatales, las Organizaciones de Transmisión Regionales (RTO), la Comisión Federal Reguladora de Energía (FERC) y el Departamento de Energía. Además, proporcionar financiamiento federal para la construcción anticipada de la capacidad de transmisión a áreas con significativas líneas de capacidad de generación de energía limpia en espera de transmisión.
  • Mejorar el uso de los activos de transmisión y distribución existentes a través del Dynamic Line Rating, demanda-respuesta, implementar nuevos sensores y controles, almacenamiento de la batería y recursos de energía distribuida resistentes.
  • Acelerar el desarrollo de una regulación de servicios basada en el rendimiento que recompense a los servicios públicos por entregar electricidad asequible, confiable y sin emisiones.

Al lograr electricidad 100% limpia, permitiremos que nuestra nación satisfaga de mejor manera sus necesidades energéticas sin quemar combustibles fósiles, incluso para el transporte y la construcción, dos de las principales fuentes de contaminación de carbono que lleva al cambio climático.

Vehículos nuevos abastecidos con energía 100% limpia para el año 2030

El Plan de Energía 100% Limpia logrará el nivel de cero emisiones en todos los nuevos vehículos de pasajeros de servicio liviano, camiones de servicio mediano y autobuses para el año 2030. Estas son estrategias cruciales para descarbonizar el sector transporte y eliminar la contaminación emanada del tubo de escape y que contamina nuestro aire. Aquello perjudica especialmente a las comunidades más vulnerables y de bajos ingresos.

También son esenciales para garantizar que las industrias estadounidenses se mantengan a la vanguardia de la industria automotriz mundial, ya que nuestros competidores comerciales en China, India y Europa están estableciendo objetivos claros para pasar a vehículos 100% eléctricos y sin emisiones.

Este plan asegurará que los trabajadores sindicales fabriquen los vehículos de emisión cero (ZEV por sus siglas en inglés) en los EE. UU. y que éstos sean asequibles para que las familias trabajadoras los compren. De hecho, los vehículos eléctricos de cero emisiones ya muestran representar un gasto menor para los viajeros estadounidenses, ya que el consumo de combustible llega a tener un costo promedio de $ 1.13 por “galón”, en comparación con el promedio nacional de $2.62. Además, mientras que los vehículos representan una parte significativa de la contaminación ambiental en el sector de transportes de los Estados Unidos (los vehículos livianos representan aproximadamente el 60%), este plan será seguido por la publicación de propuestas adicionales dirigidas a la reducción de la contaminación en otros medios de transporte. Para alcanzar el 100% de vehículos nuevos con cero emisiones, este plan incluye las siguientes acciones:  

  • Implementar una nueva normativa para vehículos limpios, la cual requiera mejoras anuales sólidas en las emisiones de vehículos de carga liviana, mediana y pesada para ayudar a eliminar la dependencia que tienen los Estados Unidos del petróleo. Esta normativa acelerará la implementación de vehículos de cero emisiones (ZEV), alcanzando el 100% de ZEV en las ventas de vehículos de carga liviana y mediana nuevos para el año 2030. 
  • Establecer una Norma de Combustibles Limpios que promueva la utilización de éstos en vehículos de electricidad y otros combustibles alternativos bajos en carbono.
  • Destinar importantes nuevas inversiones federales para apoyar una base industrial diversa y sólida de ZEV estadounidense, incluyendo una estrategia para materiales cruciales, así como la creación y el reciclaje de baterías y componentes avanzados.  
  • Expandir los créditos fiscales a empresas y consumidores para garantizar la disponibilidad y asequibilidad de los vehículos de cero emisiones y aumentar su implementación, incluyendo un Crédito Fiscal para Vehículos Eléctricos prolongado y ampliado, y trabajar con los estados para establecer un sistema de “arancel-reembolso” para aumentar el valor de los ZEV para nuevos compradores.
  • Creación de un nuevo programa de "Clean Car for Clunkers" para ofrecer descuentos de canje con base en el ahorro de combustible para que los consumidores intercambien sus automóviles o camiones de alto consumo de combustible por nuevos ZEV. Al igual que el programa "Cash for Clunkers" de 2009, esta iniciativa impulsará el aumento de la fabricación y las ventas de automóviles estadounidenses, ahora para ZEV.
  • Exigir una electrificación rápida de la flota de vehículos del gobierno federal y trabajar en asociación con los gobiernos estatales, locales y tribales para acelerar la electrificación de sus flotas de vehículos. Las adquisiciones del gobierno federal pueden aumentar dramáticamente la demanda del mercado.
  • Asociarse con gobiernos estatales, tribales, locales y empresas de servicios públicos en una inversión masiva para implementar la infraestructura de carga de vehículos eléctricos. En el estado de Washington, el Gobernador Inslee creó un Banco para la Infraestructura de Vehículos Eléctricos (EV por sus siglas en inglés) para implementar la inversión en estaciones de carga.  
  • Proporcionar financiamiento federal para apoyar a los gobiernos estatales y locales en la transición a flotas de autobuses de cero emisiones para transporte y autobuses escolares, y permitir que las compañías de transporte eliminen los autobuses de combustible diésel antes de tiempo sin penalización. Además de reducir la contaminación ambiental, los autobuses de cero emisiones ayudan a eliminar la dañina contaminación por diésel. Los estados y las ciudades de los E.E. U.U. se están cambiando rápidamente a autobuses con cero emisiones; California, por ejemplo, se ha comprometido a que para el año 2029, todos los autobuses nuevos sean cero emisiones.

Juntos, estos esfuerzos comenzarán la transición de todos los automóviles y autobuses nuevos en los Estados Unidos a vehículos limpios. Además de los autos y autobuses limpios, la Misión Climática que ha solicitado el Gobernador Inslee incluirá una amplia gama de estrategias de reducción de la contaminación en el sector transporte, incluso en camiones grandes y vehículos pesados, aviación, marina, tránsito, ferrocarriles y otras soluciones de enfoque multimodal, así como viviendas asequibles, densidad urbana y crecimiento inteligente. 

Edificios nuevos abastecidos con energía 100% limpia para el año 2030

Finalmente, este Plan de Energía 100% Limpia incluye una acción federal inmediata para lograr un nivel de contaminación de cero emisiones de carbono en todos los edificios comerciales y residenciales nuevos antes del año 2030. La contaminación ambiental de los edificios aumentó un 10% en los E.E.U.U. en el año 2018, impulsada por el gas natural utilizado en la calefacción y refrigeración de espacios y agua.

Este plan revertirá esa tendencia y mejorará la calidad del aire interior al aumentar la eficiencia energética y aprovechar la electricidad limpia en la electrificación de edificios. Esto incluye: 

  • Crear una Normativa Nacional de Construcción de Edificios de Cero Carbono, para el año 2023, y asociarse con estados y ciudades para integrar esta normativa a códigos de construcción locales y estatales nuevos y más rigurosos. Este plan incluirá incentivos federales más fuertes para que los gobiernos locales hagan cumplir las normativas y adopten “códigos extendidos”, y para que los propietarios de los edificios adopten más rápidamente la sustentabilidad avanzada en los nuevos edificios. Aquí también los estados y las ciudades ya están liderando el camino: la Ciudad de Los Ángeles ha anunciado su plan para que todos los edificios nuevos sean edificios con cero emisiones de carbono para el año 2030.
  • Acelerar la implementación de la norma Federal de Reducción del Consumo de Energía Generada por Combustibles Fósiles para eliminar el uso de combustibles fósiles, incluido el carbón, aceite combustible y gas natural, en todos los edificios federales nuevos y renovados para el año 2023.
  • Instruir a las agencias federales para que aceleren las normativas probadas de eficiencia energética de electrodomésticos para el año 2021, y promover el uso de electrodomésticos con cero emisiones, incluyendo calentadores de agua y secadoras. Esto ayudará a que los electrodomésticos fabricados en Estados Unidos sean más limpios y competitivos en los mercados globales, al mismo tiempo que permitan ahorrar dinero a los consumidores.  
  • Proporcionar fondos federales para capacitar a constructores, inspectores, administradores de energía, técnicos de equipos y conserjes en estrategias comprobadas que reduzcan el gasto de energía en los edificios. 
  • Establecer incentivos fiscales para la eficiencia energética y la electrificación en las nuevas construcciones de edificios residenciales y comerciales, incluyendo incentivos específicos para que los propietarios de viviendas y edificios instalen bombas de calor de alta eficiencia para calefaccionar los espacios y el agua.
  • Proporcionar financiamiento federal considerable para la modernización y la construcción de nuevos edificios a fin de mejorar las escuelas y los conjuntos de edificios residenciales para los gobiernos federales, estatales, locales y tribales.
  • Impulsar nuevas inversiones de capital privado en proyectos de energía limpia a través de una clara orientación normativa para Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (REIT por sus siglas en inglés) y apoyo para la expansión de los Contratos de Rendimiento de Ahorro de Energía (ESPC por sus siglas en inglés) que promuevan tanto la modernización de edificios ecológicos a escala de cartera como las nuevas construcciones con energía neta cero.
  • Vincular las normativas de contaminación ambiental y energética con un amplio apoyo federal para nuevos proyectos de construcción, incluso a través de las inversiones del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los E.E.U.U. (HUD por su siglas en inglés) y la Ley de Reinversión en la Comunidad (CRA por su siglas en inglés), y los créditos fiscales federales para la vivienda, así como a través de productos de hipotecas ecológicas ofrecidos por las agencias federales para el financiamiento de la vivienda.
  • Renovación de fondos federales para el programa de Subvenciones para la Conservación y la Eficiencia Energética (EECBG por sus siglas en inglés) para ayudar a los estados y ciudades a expandir la inversión local en proyectos de construcción con cero emisiones de carbono.

Este plan para lograr alcanzar un nivel de cero emisiones de carbono en todos los edificios nuevos estará acompañado por propuestas adicionales para abordar la contaminación ambiental de millones de edificios existentes.

Este es nuestro momento para vencer el cambio climático y construir nuestro futuro de energía limpia.

Pongámonos a trabajar.